Rito de paso

 

A principios del siglo XVII, los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén administran un estado soberano cuya capital, La Valeta, se encuentra en la isla de Malta. Por esta razón, son más conocidos por el apelativo de Caballeros de Malta. Integran una orden militar cuyos origines, al igual de los de los Templarios, se remontan al siglo XI, la lucha contra el infiel y la reconquista de los Santos Lugares. Pero en 1607, época en que se inicia la novela, el antiguo ideario medieval se ha adaptado al curso de los tiempos. Ahora la lucha contra el infiel tiene lugar en aguas del Mediterráneo.

Los Caballeros de Malta se consagran a dos actividades: el corso, la guerra marítima contra los turcos y berberiscos, que se realiza sobre todo a través de la piratería; y la actividad hospitalaria, la atención gratuita a los enfermos de toda la cristiandad en los dispensarios de la Orden. Esta última, que ha pervivido hasta nuestros días, les vale el nombre de Hermanos Hospitalarios.

Como Orden religiosa y militar, en su ceremonia de investidura juraban votos de obediencia, pobreza y castidad y se comprometían a llevar una vida acorde a los principios cristianos. El heroísmo militar y la virtud religiosa eran sus pilares. Pero no todos sus integrantes respetaban esos principios...

Rito de paso narra las vivencias de dos personajes históricos vinculados a la Orden: por un lado, frey Giambattista Montalto, representante de los ideales y tradiciones de la Religión; por otro, Michelangelo Merisi da Caravaggio, uno de los más geniales artistas de todos los tiempos. El suyo será un enfrentamiento entre dos formas de ver el mundo, dos luchas paralelas por permanecer fiel a lo que nos define como personas, dos formas de entender la búsqueda de la trascendencia y la inmortalidad.

Leer el primer capítulo aquí.

 

 

Rito de paso

Apéndices

 

Caravaggio en Malta

 

Los Caballeros de San Juan

 

Lugares

 

Comentarios y reseñas

 

Bibliografía

 

Hipatia frente a Alejandria  

 

 

 

Una personalidad tenebrosa y violenta marcó el destino del primer gran genio de la pintura barroca.

Su presencia en Malta, adonde huye tras ser condenado por asesinato, revolucionará la tranquilidad de la isla y pondrá en jaque a los Caballeros de Malta.

 

UN LEGADO ANCESTRAL

¿Puede un solo hombre aniquilar un legado transmitido desde hace más de quinientos años? Frey Giambattista Montalto está a punto de averiguarlo. Antaño una mujer estuvo a punto de costarle la honra y la vida. Pero ahora, como Caballero de la Orden de Malta, personifica todo aquello que la representa: honor, virtud, integridad, sacrificio.

UN GENIO TEMPESTUOSO

Pero en 1607 desembarca en la isla Caravaggio, un pintor que combina la genialidad con un carácter tumultuoso e irreverente. Viene huyendo de una condena a muerte, con un asesinato a sus espaldas y un pasado marcado por el escándalo y la violencia. Y la historia demuestra que ambos lo acompañan allá donde va.

EL PELIGRO DE LA INTUICIÓN

Sólo Montalto parece comprender que el recién llegado representa una terrible amenaza para los caballeros, para su isla y para sus más profundos valores. Y esta opinión puede costarle muy cara…

 

Piratería, defensa del honor, duelos a espada... Y, por encima de todo, el arte y las pasiones... que nos arrastran incluso contra nuestra voluntad.

 

 

 

©2007 Olalla García